AGREGA tu EMPRESA hoy 640x90

Los regalos de Máncora y alrededores para mi hija

Sé que cada día en Máncora traerá unos regalos. Solo basta caminar por las hermosas playas de Vichayito, Los Organos y El Ñuro o adentrarse en el bosque nativo, y mirar. Simplemente mirar.

Estoy de viaje con mi hija de 7 años. Debo decir que la presencia de niñ@s en un viaje siempre trae un aspecto mágico a cada lugar, una mirada especial a lo que nos rodea.

2014-07-29-1407

Los regalos del generoso Pacífico y la tierra peruana que besa diariamente, nos completan los días. El primer día vimos un caballito de mar. Nunca habíamos visto uno. ¡Cuánto asombro! ¡Parece un ser de otro planeta! Con el pasar de los días, encontramos conchas, corales, caracoles de todas las formas y colores. Ahí mismo aprendimos que debíamos salir a la playa con un bolso para recolectar las ofrendas y una cámara de fotos para compartir tanta abundancia.

Al tercer día ya entramos en confianza, y la increíble fauna de la zona se fue presentando sin ningún resguardo. Vimos un pez globo y una hermosa garza blanca en la orilla. Patos, pelicanos y cangrejos, todos en plena acción. Hasta que… ¡llegó el día en el que vimos ballenas saltar en el mar! Eso sí que fue sorprendente ¡Qué sensación de majestuosidad! Y nadar en El Ñuro con las tortugas marinas- ver sus preciosas cabecitas salir a respirar, me dejó soñando con ellas durante la noche y a mi hija dibujando tortugas por doquier. Un tesoro detrás de otro. Aún no vimos a los delfines, pero nos quedan días y sé que también nos saludarán. La fauna del mar expuesta tan libremente me recuerda que bajo esta masa azul que ondulea sin cesar, existe un mundo único en sí mismo.

En el bosque nativo de la Quebrada Fernández, camino a las aguas termales, vimos ardillas saltar de copa en copa, pájaros de todos los colores y un zorrito. De paso, saludamos a una iguana grandísima cruzar por la calle.

2014-07-19-1331

Cada encuentro con los maravillosos seres de esta zona me genera una cascada de magia. Y la cara de total asombro de mi hija, me completa el viaje y me genera la mayor satisfacción. ¡Cuántos regalos recibidos! No me sorprendería ver entre una ola y otra, a una hermosa sirena sumergirse rápidamente en las aguas del Pacífico.

zorrito

En cuanto a mi niña, esta experiencia directa no es reemplazable con ningún juguete ni programa de televisión. ¡Gracias Máncora!

top
ENCUENTRA HOTELES EN MÁNCORA

Autor: Victoria de Aboitiz

Nací en Filipinas en 1982 y me crié en Buenos Aires. Actualmente estoy viajando por América. Si existe un hilo con el que voy cosiendo mis proyectos es el amor por el mundo femenino. Mis telas son los viajes, la escritura, la naturaleza y el dibujo.

Más Artículos - Website

Facebook

AGREGA tu EMPRESA hoy 640x90